Primera final para Imperials, que sufre para vencer a Firebats

REUS IMPERIALS 32 VALENCIA FIREBATS 28

Imperials jugará la primera final de la Serie A de su historia y, además, lo hará en casa, en Reus, el próximo sábado 3 de junio. Firebats, sin embargo, no se lo puso nada fácil a los pupilos de Bart Iaccarino, que pasaron apuros para poder doblegar la resistencia de los actuales subcampeones. Con ausencias muy significativas (el QB Brady Huber y el receptor Nate Stephens fueron baja por lesión), Imperials estuvo comandado por el joven “quarterback” Pau Muñoz, que se doctoró con 5 pases de TD y formó una sociedad letal con el finlandés Henri Laine (4 TD). Firebats, con Héctor Pertegaz y Nayim Mohamed brillando en el juego terrestre, demostró una vez su carácter irreductible y rozó la sorpresa, pero se quedó a los puertas de poder repetir presencia en la gran final.

Imperials abrió el partido adelantándose en el marcador, con el primer pase de TD de Pau Muñoz a Henri Laine (7-0). Firebats, sin embargo, no acusó el golpe, y respondió con dos “touchdowns” para ponerse por delante. El primero, de Héctor Pertegaz, convertido de 2 por Alejandro Silvestre (7-8), y el segundo, de Nayim Mohamed (7-14). Antes del descanso los de Bart Iaccarino consiguieron minimizar los daños, con la conexión entre Pau Muñoz y Nazih Essalhi (13-14 a favor de los valencianos en el intermedio).

La segunda parte no empezó nada bien para Imperials, que vio como Firebats se escapaba otra vez en el marcador gracias a una nueva jugada de carrera de Nayim Mohamed (13-21). Fue ahí donde se destaparon Pau Muñoz y Henri Laine, con dos nuevos TD, el segundo en una espectacular jugada de más de 60 yardas (25-21). Una acción, esta última, que llegó además tras una intercepción providencial para Imperials en la “end-zone”, que había evitado un TD casi seguro de Firebats. A pesar del mazazo, los pupilos de Juan Pablo Terán, con Fernando Altarriba a los mandos del ataque, no bajaron los brazos, y volvieron a ponerse por delante con un certero pase a Javier Martínez (25-28). El choque era un intercambio de golpes y eso condujo el partido a unos minutos finales de infarto, donde Pau Muñoz y Henri Laine volvieron a aparecer. El “quarterback” conectó con el receptor finlandés para sentenciar el choque a sólo 43 segundos del final (32-28), y aunque Firebats dispuso de un último “drive” a contrarreloj para meterse en la final, la “bomba” de Fernando Altarriba buscando la “end-zone” acabó en las manos de Jordi Pruñonosa. Una intercepción que cerraba definitivamente un auténtico partidazo, en el que los dos merecieron el triunfo.

Foto: Cesar Nebreda

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.